Un viaje a la selva entre cazadores furtivos

'El Silencio del Cazador', del argentino Martín Desalvo, propone un viaje a la cruda y sórdida selva entre cazadores furtivos y guardabosques.

13 octubre 2020 ·
Compartir
cazadores_furtivos
Si algo tiene la naturaleza es que es implacable a cada paso que da. Es la que gobierna el equilibrio del mundo y los elementos que interaccionan con ella. Solo ella es capaz de dictaminar el destino de todo aquel que sé enfrentarse a su poder. Hasta que aparece la única especie capaz de alterar su orden: el ser humano.
Así nos sitúan de lleno en una historia que aviva una antigua rivalidad entre Guzmán (Pablo Echarri), un guardabosque de la zona, y El Polaco(Alberto Ammann), unos cazadores furtivos y terrateniente de gran influencia. Ambos galardonados con la Biznaga de Plata al mejor actor en el 23 Festival de Málaga. Todo esto mientras un jaguar de alrededores está asesinando al ganado de los granjeros de la zona. El factor determinante que termina por avivar el conflicto a un grado mayor, pues el cazador El Polaco quiere cobrarse la pieza en un espacio protegido por el que Guzmán está dispuesto a protegerlo a cazador toda costa.
La tensión que se palpa en el film es constante, agobiante y sincera. Si bien la acción es de lento desarrollo y más pausada que en otros trabajos de esta índole. Lo que repercute de manera positiva en la sucesión lógica de los acontecimientos. Ambos hombres compiten por Sara, médica rural y mujer de Guzmán que anteriormente tuvo fue novia de El Polaco.

La tensión que se palpa en el film es constante

La acción es una persecución constante entre los guardabosques y las acciones de El Polaco, que apoyado en artimañas junto a sus socios, esquiva las acciones legales que tratan de incriminarle como culpable de delitos contra el parque protegido en el que tiene lugar la historia.
Más allá de la violencia desmedida del remordimiento y la venganza por los amores pasados, el mensaje ecologista se esparce continuamente a cada plano que toma la cámara en mano junto a los largos planos secuencia que dan forma a este mundo verde.
Propone una disyuntiva entre la preservación de los espacios protegidos y el futuro de las familias que dependen del ganado. Poniendo sobre la mesa la cuestión de una posible solución equitativa entre extremos que no se tocan. Cazadores furtivos. Conservar lo que tenemos o tratar de defenderse por los nuestros.

El mensaje ecologista se esparce continuamente a cada plano que toma la cámara

El contraste entre la vida y la muerte puestos a juicio en medio de la belleza de la madre tierra, con la oscura mente humana puesta de fondo en una historia de rencor, obsesión y orgullo sobre el que repensar nuestros propios principios morales.
Compartir

    Artículos relacionados