El boom de la nostalgia millenial. Vender una imagen positiva del pasado genera mucho dinero

La nostalgia es como las modas: siempre vuelve y, esta vez, le ha tocado a los millenials La generación que creció en los ochenta...

19 septiembre 2019 ·
Compartir
nostalgia-binary

La nostalgia es como las modas: siempre vuelve y, esta vez, le ha tocado a los millenials

La generación que creció en los ochenta parecía ser el objetivo de empresas de streaming como Netflix para capitalizar la nostalgia. Series como Strangers Things o el reboot de Las Chicas Gilmore apelaban directamente a los que echaban de menos una época en la que el walkie talkie era la tecnología más puntera.  Sin embargo, hace un par de años que la tendencia ha empezado a cambiar. Parece que, ahora, le toca el turno a una época de la que nos despedimos hace apenas 20 años: los noventa.

Sí, los millenials (aquellos nacidos entre 1989 y principios de los 2000) ya se han hecho adultos, algunos incluso tienen su propio dinero -ALGUNOS- por lo que es el momento perfecto para que la industria de la cultura se cebe con ellos.

Ejemplos perfectos de esta capitalización de la nostalgia son los remakes de las películas de Disney, la llegada de sitcoms noventeras como el Príncipe de Bel Air a Netflix (el hecho de que Friends sea una de las series más vistas en la susodicha plataforma ya da para hablar), la gira de las Spice Girls, el reboot de HBO de Embrujadas (ugh.)... cáspitas, si hasta Digimon lanzó su propio revival en 2015 con Digimon Tri, centrada en la vida de adolescentes de los primeros ocho protagonistas de la legendaria serie.

Los millenials ya son adultos por lo que es el momento de vaciarles los bolsillos

¿Hay algo de malo en ello? No, sobre todo si eres una fan incondicional del mundo digital como yo y te dan la oportunidad de ver la continuación de tu serie favorita de la infancia, ultradigievoluciones incluidas. Sin embargo, la explotación de la nostalgia se basa en una premisa algo dañina: que el pasado es mejor que el presente. En palabras del escritor Milan Kundera, "es el sufrimiento provocado por el deseo no extinguido de volver”.

nostalgia millenial

¡Hola, amigos!

La nostalgia, un sentimiento explotado por la industria cultural 

Un estudio realizado por dos alumnas de la Universidad Federal Fluminense (no es coña, se llama así) sobre la nostalgia en las series explicaba que "la televisión ha sido definida en muchas ocasiones como una industria con un modus operandi particularmente propicio a la repetición". Y proseguía: "a lo largo de los años, la televisión estadounidense se ha basado en una lógica de reiteración de productos exitosos".

La nostalgia es el sentimientos provocado por el deseo no extinguido de volver

Como sabemos, los remakes no son nada nuevo. Según Diego S. Garrocho, autor del libro "Sobre la nostalgia", se puede echar de menos incluso la política de otras eras: los masones tenían nostalgia de la sociedad egipcia y, actualmente, las mentes revolucionarias ven el Mayo del 68 como la última revolución buena.

Medianoche en París, la famosa película de Woody Allen, representaba perfectamente el sentimiento de la eterna nostalgia. Para no incurrir en spoilers, solo diré que en el largometraje dos personajes diferentes añoran épocas distintas.

El ex profesor universitario y físico industrial Charles Panati dijo que "vender una imagen positiva del pasado genera mucho dinero". Que se lo digan a Disney que solo con la película de El Rey León de 2019 recaudó más de 500 millones de dólares el primer fin de semana.

Vender una imagen positiva del pasado genera mucho dinero

La nostalgia de épocas no tan lejanas

¿Os suena la frase "en mi época hacíamos... en mi época blablabla". Es normal que nuestros padres o abuelos la digan pero, ¿nosotros? ¿Millenials que apenas acumulamos un cuarto de vida en años? Y, aún así, parece que ya está permitido echar de menos épocas tan cercanas como los 2000. Tal y como se comenta en el estudio sobre la nostalgia en series ya citado, en Facebook ya circulan eventos que invitan a la celebración del periodo 2000-2009. Y, de hecho, Facebook utiliza estos reclamos de recuerdos para intentar rescatar su plataforma, la cual los millenials empiezan a dejar en el olvido.

Garrocho defendía en una entrevista con eldiario.es que "frente a los cambios políticos, económicos y sociales se busca una sensación de estabilidad y de pertenencia, posibilitada, por un lado, por la familiaridad con determinados universos ficcionales y, por otro, por la memoria afectiva acarreada por esta experiencia". Nos duele hacernos mayores. Nos duele enfrentarnos a la cruda realidad. ¿Tendrá que ver este boom de la nostalgia con el hecho de que somos la primera generación que vivirá peor que sus padres?

Nos duele hacernos mayores

La parte negativa de echar de menos el pasado

Como ya he dicho, la nostalgia puede llevar a pensamientos dañinos. El lema Make America Great Again del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, es el claro ejemplo de ello. Esta frase nostálgica se aprovecha de la concepción de que en tiempos pasados Estados Unidos vivía su etapa dorada para echar la culpa de su decadencia a inmigrantes, terceros países, la "pantomima" del calentamiento global... Lo mismo pasó con ideologías totalitarias como el fascismo o el nazismo, basadas en el concepto de la antigua grandeza de la nación.

Llevando el ejemplo a nuestras vidas personales, la nostalgia puede ser negativa si nos hace quedarnos atrapados en el pasado. Puede que recuerdes la relación con tu ex mucho más bonita de lo que en realidad fue. Puede que tu etapa del instituto te parezca mil veces más divertida que tu vida adulta y eso te provoque una profunda tristeza.

La nostalgia perpetúa el pasado. Tenemos que ser conscientes de ello. Así que, si piensas ir al cine a ver el  próximo remake de Mulán porque quieres recordar cómo tu princesa Disney favorita salvó China, recuerda: los noventa estuvieron bien, pero en 2019 tenemos porno en realidad virtual.

Compartir

    Artículos relacionados