Conversaciones entre amigos: Libros favoritos para la nueva normalidad

Enamórate este verano de algo que no te va a poner los cuernos: un libro. Al crecer siendo una persona queer en los años...

19 junio 2020 ·
Compartir
ejemplo_binary

Enamórate este verano de algo que no te va a poner los cuernos: un libro.

Al crecer siendo una persona queer en los años 2000, siempre me resultó difícil identificarme con los personajes de los libros, sobre todo las chicas heteras. Y debido al borrado bisexual y conceptos erróneos sobre lo que significa ser bi, hoy en día todavía me cuesta encontrarme en la representación de personas LGBT.

La razón es que muchas de las historias que retratan a las personas queer lo hacen de manera saturada – siguiendo “tropes,” clichés, y tramas estereotípicas que ya están bastante vistas.

Por ejemplo, ¿por qué siempre mueren, o se suicidan, las lesbianas en la televisión? Y ¿por qué las chicas en relaciones amorosas siempre presentan como “femme”? Desafío a los autores y los guionistas a pensar críticamente, a romper los cánones, ir más allá de las tramas convencionales, y a contar historias que reflejen la diversidad, amplitud y profundidad de las relaciones LGBT. Historias que nos hagan sentir incómodxs, representadxs, emocionales, y hasta indignadxs.

En Conversaciones entre amigos, Sally Rooney logra este reto a través de su personaje principal, Frances. “Bobbi y yo,” comienza la novela, porque Frances, la narradora introvertida, todavía se considera la mitad de una pareja. Fueron novias en la escuela durante dos años, y se convirtieron en mejores amigas. Ahora están pasando las vacaciones de verano del Trinity College de Dublín, interpretando poesía de palabras habladas.

Tras recitar sus poemas, siguen a Melissa, una fotógrafa y ensayista, a su hogar en la parte rica de Dublín. Melissa dice que quiere hacer un reportaje sobre ellas para una prestigiosa revista y se encuentran con su esposo, Nick, un apuesto actor. Este es el mundo de los adultos que tienen problemas de adultos, pero Bobbi y Francés aún no lo saben. Bobbi gravita hacia la atractiva Melissa y más adelante, Frances embarca en una aventura amorosa con Nick. La unidad “Bobbi y yo” sé cisura. La novela cuenta los siete meses siguientes, y el avance del complejo ménage-a-quatre que se produce. La historia retrata las tendencias multifacéticas del amor - entre amigas, entre parejas, entre esposos, entre gente no monógama. Lo que más llama la atención es que no es una novela explícitamente “queer,” sino algo mucho más sutil.

Es una historia que, por casualidad, tiene un personaje principal que es bi – pero su orientación sexual no es su característica definitoria, si no un aspecto entre varias identidades que se van cruzando.

Rooney también explora la ambigüedad y el matiz que caracterizan las amistades femeninas donde el ser “queer” es un elemento.

Sin embargo, la relación entre Frances y Bobbi no es solo una “amistad entre amigas,” más bien es una relación entre ex-novias cargada de tensión sexual y un desequilibrio de poder.

En una entrevista con Tank Magazine, Rooney comenta:

“Quería explorar el poder interpersonal de una manera que fuera más allá del simple moralismo. Sería relativamente fácil dramatizar una relación en la que la pareja dominante simplemente explota y suprime a su víctima subordinada. Eso reitera algo que todos entendemos intuitivamente: el poder puede ser mal utilizado en las relaciones.

Me interesaba la cuestión de si el poder puede ser algo más que mal usado, cómo se puede gestionar o negociar de alguna manera ese desequilibrio de poder.”

Frances es un personaje especialmente contradictorio, tan inteligente y a la vez tan ciega. Su intelecto la incita a adoptar una perspectiva irónica hacia todo, incluida a sí misma. En repetidas ocasiones se declara emocionalmente fría, a pesar de la evidencia de lo contrario. Pero como señala Bobbi: “No creo que ‘no ser emocional’ sea una cualidad que alguien pueda tener. Es como decir que no tienes pensamientos.”

Conversaciones entre amigos es una obra perspicaz y reveladora, y ubica a Rooney como una de las voces más prometedoras de nuestra generación.

Compartir

    Artículos relacionados