Juan Ignacio Youtuber es la cuenta de YouTube que tienes que seguir para saber algo de la vida

Juan Ignacio Youtuber es el nombre de youtube de Juan Ignacio Alemani, también conocido como Ignatius Farray. YouTube es un mundo muy complejo, en...

24 febrero 2020 ·
Compartir
ignatius_binary

Juan Ignacio Youtuber es el nombre de youtube de Juan Ignacio Alemani, también conocido como Ignatius Farray.

YouTube es un mundo muy complejo, en el cual videos de gatitos coexisten con conspiranoicos, neonazis y ElRubius (¿Sigue vivo?). Sin embargo YouTube nos da aveces pequeñas joyas, por ejemplo Miquel Montoro. En este caso voy a hablar de una joya provocada por el choque de YouTube y el gurú de la comedia Ignatius Farray, esto es Juan Ignacio Youtuber.

Lo mas bonito de Juan Ignacio Youtuber es darse cuenta de que no es un youtuber de verdad, ya que no conoce las normas de YouTube. La imagen del canal Juan Ignacio Youtuber es tosca, muy poco cuidada. A diferencia de otros youtubers los cuales pretender dar una imagen de éxito y de vida perfecta, en lo cual se basa el concepto influencer, Ignatius nos muestra a un sujeto decadente. La imagen del influencer es la de una persona joven, medianamente atractiva, feliz y exitosa: un ejemplo de vida a seguir.

En cambio, Juan Ignacio Youtuber es un cuarentón decadente, solitario, maniático y con ganas de morir. Ignatius entra en YouTube siendo la antítesis del mismo. Un caballo de Troya online, que pretende dinamitar las dinámicas del emprendedurismo joven y el cuerpo perfecto con las mismas herramientas que las generan. Ignatius ha creado un producto audiovisual único y que sin duda alguna se hará viral. Y en el cual se muestra tal y como realmente es, tal y como realmente somos todos: seres solitarios y tristes, que cada mañana tras levantarse se asoman unos minutos al abismo.

Vemos a un cuarentón decadente, solitario, maniático y con ganas de morir.

Detrás de la cuenta de Juan Ignacio Youtuber se encuentra uno de los principios básicos de la viralidad, el cual es ampliamente explotado por los reality shows, este es el principio de realidad. Todos somos voyeur, todos queremos entrar en la vida de los demás. Ver qué comen, qué hacen mientras están en el baño, cómo son sus cuerpos, qué pasa cuando no estamos.

Estos deseos inconfesables de poseer al otro, a modo de dioses omnipotentes, primero fue explotado por reality shows como Gran Hermano. Con la llegada de la conexión a internet en todas las viviendas, y el acceso de la mayor parte de la población a dispositivos móviles y YouTube, este mismo deseo de poseer al otro, saber qué hace a cada momento, nos lo satisfacemos unos a otros mediante el concepto de youtuber. Todo el mundo es un youtuber en potencia, ya que un youtuber es una persona normal que se expone ante la mirada de los demás: Enseña cómo es su día a día, qué come, a dónde viaja, cómo trabaja... ese mismo concepto de abrirse al globo se intensificó mediante las redes sociales, en especial Instagram. Con Instagram, y sobre todo con Instagram Stories, podemos retransmitir en directo todo lo que nos pasa minuto a minuto. Y lo hacemos.

Ignatius se aprovecha de la potencia del principio de realidad en su canal. Te muestra su vida tal y cual es, con sus miserias y manias, pero siempre desde el humor. Por otra parte, su canal está plagado de filosofía. Desde la crudeza y el humor, muestra claves de pensamiento con las que seguir hacia delante. No somos nada, no existe la felicidad, no existimos sin los demás, somos lo que somos porque hemos hecho lo que hemos hecho, y no hay vuelta atrás... Son algunas de las enseñanzas que encontramos en Juan Ignacio Youtuber.

Pero el argumento de más peso por el que deberías seguir el canal, es porque te partes el culo.

 

Compartir

    Artículos relacionados