Esta es la etapa más sincera de tu vida en Instagram

Si miras tu interacción en Instagram durante el confinamiento observarás que las horas han subido y tu vida da más pena. Sencillo. El algoritmo...

19 abril 2020 ·
Compartir
binary-laureens

Si miras tu interacción en Instagram durante el confinamiento observarás que las horas han subido y tu vida da más pena. Sencillo.

El algoritmo de Instagram ni se esfuerza en agradarte y al final acabas hablando con tu crush y viendo memes polacos sobre política o teorías conspiranoicas.

No es momento de ser un pedante. A tus amigos se la suda si te estás poniendo al día con lo último en punto de cruz, o con tus películas coreanas en versión original. Estás de cuarentena, no tienes que impresionar a nadie, solo enviar canciones que inciten al perreo y no al suicidio.

También creo que es el mejor momento para sacar tu Yo melancólico, echar de menos y quizás ponerte una piel más transparente. Sinceridad, coño. Es momento para hacer una videollamada con tu ligue de Tinder y ponerte la camiseta de “Desatranques Jaén”. Sin trampas ni cartón. Gritar orgulloso que es tu supervivencia, tu casa y así te las gastas. Con esto de abrirnos emocionalmente no estoy haciendo apología de transmitir el odio que reprimíamos en los huesos, no seas cutre, hay límites.

Hablo de la carga emocional positiva de esta etapa.

De la cantidad de mensajes diciendo “te echo de menos“ y de las fotos enviadas recordando borracheras. Creo que el echar de menos venía de antes, pero teníamos la cabeza tan metida en el culo que no apreciábamos lo que nos podía estar aportando cada persona. Somos los seres racionales más irracionales que conozco, que hemos necesitado que un planeta entero se pusiera en pausa para apreciar las cosas, nuestras cosas.Por eso, para esta movida de exponernos sentimentalmente, propongo la introspección.

Da miedo eso de conocernos, pero ahora es fácil porque no podemos huir y en pijama se piensa mejor. Además, ayudará a decidirnos con quién tomaremos la primera caña y daremos el primer beso.

Aprovechemos este no-tiempo que nos queda para ser sinceros, dejar de ser yoguis postizos y parar de cocinar como si nos pusieran un fusil en la cabeza, por favor.

Compartir

Topic ·

postureo

    Artículos relacionados