La Guía Binary para conseguir un Sugar Daddy

Elegí la opción de buscar un SugarDaddy que me salvara el fin de mes por ponerme mona y pasar tiempo con él. Easy peasy. ¿Así es como nos lo han vendido siempre, no?

4 mayo 2021 ·
Compartir
spanishking_binary

Imagen vía @thespanishking_

Somos muchas las personas a las que a falta de ingresos se nos ha pasado por la cabeza recurrir a prácticas menos ortodoxas para conseguir un dinerillo. Como abrirse un OnlyFans o pasar fotos de tus pies. Sinceramente ¿quién no ha bromeado alguna vez con sus amigas sobre vender bragas en Wallapop? Pues bien, yo elegí la opción de buscar un Sugar Daddy. Que me salvara el fin de mes por ponerme mona y pasar tiempo con él. Easy peasy. ¿Así es como nos lo han vendido siempre, no?

Todo empezó en el salón de casa. Cuando mi compañera de piso y yo nos quejábamos por la poca pasta que nos quedaba y lo cansadas que estábamos de ser tan precarias. Ahí sonó la gran frase “ojalá tener un SugarDaddy que nos pagara el alquiler”. Y empezamos a fantasear con la idea de que un señor adinerado nos comprara Balenciagas, Gucci o Pradas por ir a comer juntos.

Para quien aún no lo sepa, un Sugar Daddy es generalmente un hombre mayor, casado. Que busca tener citas más o menos puntuales con una chica joven que recibirá una recompensa por estar con él. La relación que se establece entre ambos es la de Sugar Dating, que normalmente es a cambio de dinero, pero también se ofrece ayuda con los gastos, regalos o mentoría. También existen Sugar Mummies, que son sus homólogas femeninas.

Buscando un poco encontramos una web con la que todo parecía bastante fácil, conque nos creamos una cuenta y empezamos a cotillear perfiles. Nada más registrarte te pide que metas tus medidas, un par de fotos que serán verificadas y tus preferencias: qué buscas, qué estilo de vida quieres, si te gusta el lujo, los viajes ..… En el caso de los daddies se les pide además su patrimonio y los ingresos anuales que perciben.

La web deja claro repetidamente que prohíbe la prostitución, y se vende como un portal que conecta a personas exitosas con unos estándares altos. Sin embargo esto no evita que se lleguen a acuerdos económicos a través de mails o teléfono.

Las relaciones que se crean pueden ser de todo tipo: físicas, platónicas, online.. pero siempre tienen un trasfondo sexual.

Todo este asunto me parecía muy gracioso y realmente me lo planteé como una posibilidad. Así que me dejé las notificaciones activas para ver qué pasaba.

A los días empecé a recibir ofertas para irme de vacaciones, pagos mensuales por ser su novia, viajes gratis a Grecia y hasta visitas de Suiza para conocernos. Yo alguna vez les seguía la conversación por entretenerme. Un poco como pasa cuando te abres Tinder y echas la tarde haciendo swipe. Pero en seguida vi que no era para mí. Creo que es necesario mucho valor para lanzarse a este mundillo, y en mi caso era mucho ruido y pocas nueces.

Hasta ese momento no me di cuenta de la visión tan manipulada que se nos da sobre este tipo de pactos. A través de la ficción se nos ha vendido como una actividad divertida, simple y sin riesgo  “ser mantenida por un madurito y llevar un alto nivel de vida de forma fácil”. Pero por lo que comprobé la cosa no va de mandarse mensajitos e ir a cenar. Sino que lo que se busca es siempre algo más.

La razón de que no me haya desactivado el perfil es la curiosidad. Ver hasta qué punto estos hombres tratan de atraer a las jóvenes y lo que les ofrecen. Además de para subirme un poco el ego (no nos vamos a engañar). Lo fuerte es que a pesar de no conectarme sigo recibiendo mensajes casi a diario con solicitudes de fotos privadas, y comentarios insistentes ante la falta de contestación.

Es perturbador el poder que los usuarios se piensan que tienen por derecho, llegando a ponerse agresivos cuando no reciben respuesta. Está claro que las personas que usan estas webs saben a lo que van. Pero parece que se obvia el poder de decisión que las chicas que se registran deberían tener. No porque esté buscando un SugarDaddy y a ti te guste, significa que ella te tenga que aceptar y seguir el juego.

Personalmente lo que más me más intriga son las razones que llevan a los hombres a registrarse en estas webs. //Ya que en el caso de lxs babies la motivación es obtener un beneficio//. Puede que sea la búsqueda de cariño fácil. La necesidad de dominación, o una forma de consumir prostitución que les parece menos fea?

Hay artículos que dicen que les hace sentirse más vivos, como si estuvieran en una segunda juventud, pero con más dinero y sin la responsabilidad de mantener un vínculo real, además del morbo que les da estar en una situación de poder en la que mantienen a otra persona, otros apuntan a la mala relación que hayan podido tener con sus parejas o hijxs y que usen esto para resarcirse.

Muchos de ellos se describen como “business-man” sin tiempo para encontrar una pareja estable. Y con ganas de ser el mentor de una joven sin recursos.

Perfiles de una media de 45/50 años que ponen en sus preferencias a chicas de 18, sin mucho poder adquisitivo, pero que sean simpáticas, guapas y cultas. Lo que implica que ellas sigan cierto nivel de mantenimiento. Además se premia a los usuarixs que más veces son guardados y que más activos son dentro de la comunidad.

Algo que me sorprendió cuando hablaba con mis amigas fue la cantidad de gente que conoce a alguien que es Sugar Babby, una cosa que yo me estaba tomando a broma resulta ser el modo de supervivencia de muchas más chicas de las que parece. Aunque por lo que he podido saber no es fácil encontrar un Sugar Daddy con el que se encaje. Para algunas es una búsqueda de meses, ya que cuesta entablar conversaciones donde se deje claro el pacto sin insinuar demasiado y muchos de ellos ni siquiera tienen intención de quedar, solo buscan que se les alabe en un par de mensajes y luego desaparecen.

Pero visto el tema, deberíamos pararnos a pensar en qué se está haciendo mal como sociedad para que haya tanta permisibilidad hacia este tipo de prácticas y por qué no se cuida más a la juventud para que no le haga falta recurrir a ellas. Se está promoviendo que un colectivo vulnerable entre al mundo del trabajo sexual de forma casi inconsciente con solo descargarse una app en el móvil con todo el peligro que conlleva, por esta razón hay que prevenir y poner medidas para evitar que "señores" mayores puedan aprovecharse de jóvenes que muchas veces acceden a las citas sin saber realmente donde se están metiendo, por culpa de la desinformación y la visión maquillada que se nos ha vendido.

Compartir

    Artículos relacionados