“Amanda Knox”: ¿Y si alguien te arruina a ti la vida?

Solo tienes que imaginarte que tras estudiar un año de universidad, decides llevar a cabo el siguiente fuera de España Pongamos que tras unos...

6 diciembre 2019 ·
Compartir
amanda-binary

Solo tienes que imaginarte que tras estudiar un año de universidad, decides llevar a cabo el siguiente fuera de España

Pongamos que tras unos primeros meses tranquilos en... Italia (¿?), un juez te condena culpable de un brutal asesinato. Ni así podríamos resumir lo que ocurrió con Amanda Knox.

La peor pesadilla

No sería de extrañar que, pese a no haber visto este documental aún, conozcas la historia de Amanda Knox. Se trata de una -por entonces más joven- estudiante de Seattle, Estados Unidos. En un mal día, decidió comenza su Erasmus en Perugia, Italia.

Lo mejor es no desvelar apenas nada, incluso del crimen, pero sí conviene crear un background mínimo. En la propia casa que Amanda compartía con su compañera compartía con Meredith Kercher, encontraron a esta segunda brutalmente asesinada.

Rápidamente, la protagonista de la noticia y su novio fueron acusados de ser los culpables de la matanza. Posteriormente se les adjudicó la condena, pero ni siquiera entonces estaba todo dicho, ni mucho menos.

Dos guerreros contra millones

Antes, mucho antes del juicio legal, se celebró un juicio popular. Nada organizado, pero miles de personas siguieron todo el caso por la televisión. Y la pareja encontró defensores, pero a día de hoy resulta imposible contar cuantas personas hicieron la cruz a Amanda y a Raffaele Sollecito.

No solo eso. En cuestión de días, todo el mundo sabía con quién se había acostado la estadounidense. Le acusaban de ser una enferma del sexo e incluso de llevar a cabo rituales satánicos. Ni en los telediarios se privaron de llamarla “Foxy Knoxy”.

¿Dos guerreros? Mantengamos oculta la figura y la historia de Rudy Guede. Otra de las personas más importantes en este suceso.

Un circo creado a partir de un asesinato

Uno de los puntos fuertes del documental es lo fácil que hace ver la influencia de los medios en el espectador. El crimen, y su juicio posterior, se siguieron como si fuese un showa  televisivo. Los medios solo buscaban cada vez datos más estrambóticos, y los habitantes de todo el planeta esperaban con ansia más morbo.

Podemos decir que incluso el clamor popular, claramente, tuvo influencia en los distintos juicios. Tanto que la mayor parte de las pruebas presentadas por el fiscal fueron desestimadas. Algo lógico cuando se trata de pruebas sin ningún fundamento. Algo que realmente te hace pensar si la justicia funciona, o solo se basa en buscar un culpable a cualquier precio.

A día de hoy sigue existiendo gente que considera que Amanda Knox es culpable. ¿Y qué? Quiero decir, a día de hoy se encuentra libre... ¿Y qué? Se trata de una vida totalmente arruinada. Que se suma, por supuesto, a la de los familiares de Meredith. Sin duda alguna, lo mejor de este documental es escucharla hablar. Sea cual sea tu posición.

Valoración Personal: 9

Se trata de una pieza trabajada a conciencia. Sin puntos flojos. Ya las primeras palabras de Amanda, para abrir el documental, te hielan la sangre. Desde ahí, los diferentes relatos de los acusados, así como de los abogados y de Giuliano Mignini -uno de los directores de la investigación- te ofrecen toda la información posible.

Cabe destacar la presentación de los hechos desde ambos lados. Esto permite al espectador contar con libertad para interpretar la información que le llega, ¡y para posicionarse! Te darás cuenta de lo fácil que cambia la perspectiva de uno en función de los intereses, o de la posición. Y de que un detalle puede cambiarlo todo en segundos.

A lo largo de hora y media disfrutarás de una historia única. Y tan real como terrorífica. En la grabación se han incluido relatos, grabaciones originales de la época y representaciones, lo que ayuda a seguir el hilo temporal a la perfección.

El extra que ofrece “Amanda Knox” es esa llamada al meditar si los sistemas de justicia están funcionando correctamente.

Compartir

    Artículos relacionados