"La mente de un asesino: Aaron Hernández": ¿Te convierte la sociedad en asesino?

¿Alguna vez te lo has preguntado? ¿Crees que un asesino nace predestinado a ser uno, o que solo es un cúmulo de sucesos lo...

24 enero 2020 ·
Compartir
netflix-binary

¿Alguna vez te lo has preguntado?

¿Crees que un asesino nace predestinado a ser uno, o que solo es un cúmulo de sucesos lo que convierten a una persona en un criminal?

¿En qué momento se jodió todo?

La historia de Aaron Hernández es, sin duda, una de las más locas y alucinantes de cómo una persona de éxito puede destrozar su vida... O mejor dicho, como la sociedad puede ayudarte a destrozar su vida.

Lo tenía todo. Con menos de 20 años se convirtió en una de las figuras más importantes del fútbol americano. Pero su cabeza no le acompañaba. Tanto es así, que una clara primera elección en el Draft de la NFL por los New England Patriots, se acabó tornando en una peligrosa elección en cuarta ronda.

Pese a todo. Aaaron entró en el equipo más potente de la Liga de Fútbol Americana, y demostró que estaba llamado a convertirse en uno de los mejores receptores de la historia. Sus participaciones en el equipo dirigido por Bill Belichick, y sus atrapadas en la Super Bowl hicieron que los habitantes de Boston, y de todos los terrenos alrededor de la ciudad, se enamorasen del joven nacido en Connecticut. Sin embargo, la historia se torció rápido.

La presión social, el maltrato familiar...

 

Aaron Hernández tenía éxito, mucho. Se ahogaba en dinero, sus compañeros de equipo lo apreciaban... Y toda la comunidad latina le cubría las espaldas, al ser uno de los pocos jugadores talentosos que ocupaban un puesto en la NFL.

El Tight End de los Patriots estaba casado, y tenía una hija. Sin embargo, una de las joyas que se desvelan en profundidad en este documental de Netflix es la homosexualidad -o bisexualidad- del jugador. Desde ser muy joven, Aaron había descubierto su complicada sexualidad. Sin embargo, en el momento que su padre pudo intuir algo semejante, comenzó a castigarlo duramente. Lo que terminó con él casándose y teniendo una hija, pero amando aún en secreto a compañeros de su mismo sexo. Sin duda, un dolor provocado por una situación que muchos no podemos alcanzar siquiera a imaginar.

Una prisión eterna en vida.

Sin perdón

Ni la presión social, ni padecer CTE -enfermedad común en los jugadores de Fútbol Americano que se le detectó tras la muerte- pueden exculpar al jugador de sus errores. En el documental, a través de documentos gráficos y de charlas con compañeros y familiares, descubrimos todos los casos en los que se vio envuelto Aaron Hernández.

En 2013, el jugador fue acusado del asesinato de otro jugador profesional -del que no desvelaré otros datos para no hacer spóilers-. Y no se sucedieron muchos meses hasta que el receptor se vio envuelto en otras investigaciones por asesinatos múltiples o peleas, tanto en Florida como en Massachusetts.

Todo esto terminó con el joven siendo encarcelado -en principio- de por vida. Hasta que decidió quitarse la vida en abril de 2017.

Valoración Personal: 10

En esta ocasión he decidido poneros un poco en contexto, antes que hablar del propio documental. Y es que se trata de una obra de 10. Indispensable.

Se trata una temática que puede resultar tremendamente interesante a cualquier par de ojos. Se ha tratado con cuidado, objetividad, respeto y mano firme. Hablando con compañeros de equipo, familiares y afectados. Recuperándose rodaje generado en vivo, cuando todo sucedió. Las confesiones, los testimonios, los vídeos y el análisis se entremezclan a la perfección, sin dejar un cabo por atar.

Muchos datos eran desconocidos hasta la fecha, y la forma de publicar el documental, en tres capítulos, hacen su visionado muy ligero. Te enganchará desde los primeros minutos del primero, y seguro que te verás la serie documental de una sentada.

Compartir

Topic ·

Netflix

    Artículos relacionados