Así fue mi primer contacto con el pescado crudo (aka poke bowl)

Como poco apasionada del pescado en cualquiera de sus formas me he lanzado un reto a mi misma, probar el pescado crudo en la...

17 octubre 2019 ·
Compartir
binary-portada-poke-bol

Como poco apasionada del pescado en cualquiera de sus formas me he lanzado un reto a mi misma, probar el pescado crudo en la última de sus versiones, el poke bowl.

Digamos que mi relación con el pescado nunca ha sido del todo buena, por no decir que no hemos tenido casi relación excepto cuando mi madre tomaba cartas en el asunto. Imagino que no he sido la única y más de uno de vosotros se identificará conmigo.

A día de hoy, en 2019, puedo decir que, aunque ha mejorado algo, no es la mejor de ellas si la comparamos con el chocolate, por ejemplo.

Por eso he decidido ir un paso más allá y enfrentarme a uno de mis miedos: el pescado crudo.

Con paso firme y sin pensármelo dos veces para no arrepentirme me dirijo a Pokelolo, el nuevo lugar de culto en pleno barrio de Salamanca para los amantes de esta cocina, que cuenta además con poke bowl de autor.

El origen del poke resulta cuanto menos curioso ya que lo que ahora es una comida con casi tanta fama como el sushi, antes era la comida de los pescadores en las islas orientales. Es decir, el pescado crudo era la base de su alimentación para poder sobrevivir. Su propio nombre 'poke' hace referencia a la forma en la que se corta el pescado en tacos, tal como lo hacían ellos en sus barcas.

Su evolución hasta convertirse en el poke bowl ha sido principalmente gracias al marinado que se hace con el pescado antes de comerlo y la incorporación del arroz, además de muchos más ingredientes que han venido después, desde verduras, semillas o diferentes salsas.

En Pokelolo tienen dos tipos de recetas: las tradicionales hawaianas y los pokes de autor creados por el chef Byron Hogan, ex chef de la embajada de EEUU. Por lo que ya puestos a experimentar me decanto por probar algunos de estos últimos.

Es muy significativa la forma de colocar los alimentos en Pokelolo ya que mientras otros pokes están en un bowl normal, estos se sirven en un recipiente con forma de vaso en el que el arroz se coloca en diagonal para que podamos comer un poco de todo o, si no nos gusta, poder dejarlo a un lado, algo que me sorprendió positivamente.

Siguiendo con mi experiencia, decido probar los tres más demandados por los poke lovers: Atún Madness, Salmón Boom y Pez Limón Super Fresh.

El primer contacto es bueno, el pescado tiene un sabor mucho más suave de lo que me imaginaba y apenas noto la textura, muy diferente de la que estoy acostumbrada a comer. Algo que me llama mucho la atención es el contraste de sabores con el que juegan en estos pokes: el sabor del pescado crudo y frío contrasta con el arroz templado, la cebolla crujiente o la salsa de jengibre. Todo ello hace una mezcla de sabores increíbles para el paladar. No puedo tener queja, la primera experiencia está siendo mucho mejor de lo que me imaginaba.

Los pokes son grandes y en este caso, los de autor, tiene la cantidad precisa de cada ingrediente para mantener todos los sabores y disfrutar de una comida única. En el caso de los medianos contienen 90g de proteína y 70 de arroz, para que el pescado siempre sea el protagonista. Y creedme, no os vais a quedar con hambre, pero si no os queréis arriesgar siempre podéis optar por el tamaño grande de 165g de proteína y 140g de arroz.

La verdad es que me quedo con un buen sabor de boca aunque me falta algo que hará que vuelva en cuanto pueda sin dudarlo. El poke  Zamburiña Hype me tendrá varios días pensando en él, exactamente hasta que vuelva a Pokelolo a degustar otro trocito de Hawaii.

Compartir

Topic ·

alimentos

    Artículos relacionados