Esto es la Oxibenzona. El asesino que hay tras tu crema solar.

La Oxibenzona es uno de los componentes más popular en las cremas solares, pero tanto su absorción en humanos, como su esparcimiento en el...

28 febrero 2019 ·
Compartir
sunbathe_PORTADA

La Oxibenzona es uno de los componentes más popular en las cremas solares, pero tanto su absorción en humanos, como su esparcimiento en el agua, pueden causar serios problemas en la biosfera.

Se acerca la primavera, los anuncio de publicidad empiezan a atosigar con protectores solares, cremas de día con SPF20... Anuncios que nos avisan de lo peligroso que es el cáncer de piel, debemos protegernos contra los rayos UV. Nos atosigan con tratamientos para prevenir mutaciones y justamente los productos que nos venden son causantes directos.

La Oxibenzona es uno de los componentes más populares de los bloqueadores solares químicos. Estos productos dominan los estantes de la mayoría de farmacias y supermercados, y necesitan de una reacción química para proteger la piel de los rayos del sol.

Químicos a evitar: Methyl-benzylidene camphor (4-MBC), benzophenone-3 (Bp-3),  oxibenzona, octyl-dimethyl-PABA (OD-PABA), diethyl phthalate homosalate (HMS) y octyl-methoxycinnamate (OMC).

Parte de este químico es absorbido por la piel y alcanza el torrente sanguineo. Se han hecho estudios donde se han encontrado altas concentraciones de oxibenzona en la orina humana. Este compuesto al actuar como un estrógeno puede causar cánceres hormonodependientes (tiroides, útero, mama...), al igual que otro tipo de alteraciones hormonales y alergias.

¿Pero que pasa con el tanto por ciento de oxibenzona que nuestro cuerpo no absorbe?

La oxibenzona actúa como un estrógeno y puede causar cánceres hormonodependientes.

Este compuesto va a parar al agua. El agua de piscinas, duchas, jacuzzis... está plagada de oxibenzona y los productos secundarios que se obtienen tras su reacción con el cloro. Estos químicos no son detectados por las depuradoras comunes de nuestras ciudades y son devueltos al agua de consumo.

Ya es considerado uno de los nuevos compuestos contaminantes, pero su presencia no afecta solo al ser humano. De echo, se están visualizando grandes daños en los ecosistemas marinos. Un ejemplo es el de los corales de los idílicos arrecifes de Hawaii.

La oxibenzona que nuestro cuerpo no absorbe va a parar al agua, donde causa serios daños en los ecosistemas marinos de todo el mundo.

La oxibenzona interrumpe el crecimiento, daña el ADN y contribuye al blanqueamiento de los corales. En esa situación, las algas unicelulares responsables de la coloración y alimentación del coral mueren y los corales pierden su color.

El Gobierno hawaiano ya ha prohibido el uso de este tipo de compuestos. La oxibenzona no se encuentra solo en productos de protección solar corrientes, sino que podemos encontrarla en champús, rimmels y barras de labios.

Para saber si tu crema solar contiene ingredientes tóxicos, puedes descargarte la app INGRED o comprobar la composición en la web EWG.

Una alternativa es usar protección solar basada en filtros físicos. La mejor opción es el óxido de zinc, ya que es un compuesto biodegradable que no afecta al medio ambiente.

Cuidar el medio ambiente, es tan fácil como empezar a cuidarnos nosotros mismos.

Compartir

    Artículos relacionados