Tuve una idea para un artículo, no la hice por vaga y alguien se me adelantó

Escribe ese libro, pinta ese cuadro y fóllate a esa persona u otro lo hará por ti Hace unos meses tuve un ramalazo de...

1 julio 2019 ·
Compartir
uñadegel-binary

Escribe ese libro, pinta ese cuadro y fóllate a esa persona u otro lo hará por ti

Hace unos meses tuve un ramalazo de inspiración y se me ocurrieron varios temas sobre los que escribir para Binary. Entre ellos, uno que me gustó especialmente se llamaba “24 horas con las uñas de Bad Gyal”. Lo googleé y, para mi sorpresa, nadie aún había escrito nada sobre el tema. Así que dije: va, lo hago.

Pero como no tenía dinero para pagarme unas uñas de gel, acrílicas o lo que fuera, de tres centímetros, decidí esperarme al mes siguiente. El mes siguiente llegó, pero como había empezado las clases y el trabajo me dio pereza y lo dejé para otro momento. Poco a poco, lo fui dejando y la idea me pareció cada vez menos atractiva… Hasta que, el otro día, entré en VICE y vi que alguien había llevado a cabo aquello que se me había ocurrido hacía seis meses: un redactor había escrito un artículo llamado Pasé una semana llevando una uñas como las de Rosalía.

Por vaga, decidí esperarme al mes siguiente

Obviamente, el autor había tenido la iniciativa él solito, pero a mí me recorrió un sentimiento de envidia y odio hacia mí misma bastante frustrante. No es la primera vez que, por ser una maldita vaga o pensar que mis ideas no son lo suficientemente buenas, pierdo una oportunidad. Pero, es que esta vez, se me habían adelantado por la izquierda.

Entonces me puse a pensar en todas las cosas que no he realizado o que he dejado a medias por no creer en mí. Tres libros a medio terminar, innumerables argumentos para novelas de ficción que se han quedado en mis notas del Iphone, un convenio con la Universidad Católica Argentina que me dieron pero rechacé porque era demasiado caro y mi padre no me apoyaba, la oportunidad de liarme con una tía y explorar mi sexualidad (¿todas las mujeres somos bi?)… Dicen que las cosas siempre pasan por una razón. Sin embargo, cuando van a pasar y no lo hacen, la única razón de que no pasen somos nosotros.

Tú eres tu propio saboteador/a

Tenemos que asumir la responsabilidad de nuestras propias acciones. Mirarnos en un espejo, señalarnos y decir: “¡Ajá, así que durante todo este tiempo la que me estaba jodiendo la vida eras tú!” La única persona a la que podemos culpar de nuestra situación es a nosotros mismos (y un poco al capitalismo).

Soy una excelente hacedora de excusas para justificar todos mis errores. Durante años me he dicho que no fui a Argentina porque no era el momento, que no he escrito ningún libro porque soy demasiado joven e inexperimentada y que no he mandado correos a periódicos para hacer prácticas en ellos porque no me cogerían por mucho que lo intentara.

Todo puede triunfar, por muy malo que sea

Una vez, un periodista de un famoso diario vigués me dijo que no dejara pasar ninguna oportunidad. No le he hecho ni puto caso. Supongo que, por eso, hay compañeros de mi carrera que ya están trabajando mientras yo sigo struggling con la vida. Bueno, por eso y porque no le he lamido el culo a nadie… ups.

Lo que pretendo transmitir con este artículo es que tenemos que llevar a cabo nuestras ideas por muy malas que nos parezcan u otro lo terminará haciendo por nosotros. Quizás el cuadro que tienes en tu cabeza te parezca una soberana mierda, pero no sabrás si eres un Picasso hasta que te pongas a dibujar. Y, de todas formas, tampoco hace falta que tu obra sea perfecta, pues hasta las cosas más tontas pueden llegar a triunfar. Y si no te lo crees, fíjate en Mr Wonderful o Defreds.

Compartir

Topic ·

psicología

    Artículos relacionados